Evangelio

Author: kriztian Gakan / Etiquetas:


Señor todo poderoso de tu eternidad

idea miserable de suicidas y orates que deambulan sonámbulos, 
largos, 
y estérilmente  ocupados

Y de los arrodillados bebedores de hiel escarlata 
que arden en noches de lluvias emplumadas de arrepentimientos salomónicos,  lamiendo su sexo 
y pisoteando el amor inmarchitable de Dios

Agonizan en tertulias de letras empañadas. 
Besando tejidos de sal los vientres mohosos de vírgenes bizantinas

Donde tus eucaristías gloriosas de miel gotean a trechos un líquido pesado
y viscoso que se confunden con los dibujos de la alfombra eclesiástica
donde beatas y reyes resucitan ente la cruz

Por eso bendito señor, 
vierte tus lágrimas en los pellejos de animales aun 
tibios y latentes que en tu presencia visto



1 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

una oración ácida, que a mi gusto es muy muy buena!!

besitos de luz

Publicar un comentario